Regresa a tu infancia y Juega para ser un Mejor Creativo

Los niños son divertidos, espontáneos y exploradores del mundo, como diseñador podemos aprender de esos pequeños y natos artistas. “Un artista es un niño que ha sobrevivido”- Eugenio Cuttica

Para los niños la vida es una aventura, las indagaciones más básicas por el mundo son en realidad ejercicios creativos, la necesidad y el deseo de investigar, descubrir y experimentar son algo natural. A medida que crecemos empezamos a olvidar esa habilidad de crear universos enteros a través del juego, será posible regresar a ese estado de creatividad? Ahora bien, si en la infancia somos creativos por naturaleza ¿qué pasa en nuestro camino hacia la adultez? ¿Dónde perdemos esas cualidades? La verdad es que las presiones psicológicas inhiben la creatividad, la escolarización tradicional castra la imaginación, te dicen qué debes hacer y qué no hacer, por ejemplo, si un niño quiere pintar el cielo naranja, un árbol rosa y el césped morado, no puede, porque está mal, desde ese momento empieza la represión. “Las escuelas matan la creatividad” – Sir Ken Robinson

Un ingrediente básico para que la creatividad surja es darnos un “tiempo abierto”, en donde adquirimos la capacidad de perdernos en cualquier actividad que deseemos realizar, fuera de las obligaciones cotidianas. Así nos damos la oportunidad de desarrollar el talento que hemos sofocado, ve hacia donde tus habilidades te lleven.

Este es tu momento para ser innovador, “desafía y cambia el sistema, para que funcione de manera diferente, donde tu prioridad sea la felicidad, la salud y la creatividad”- Logan Laplante.

Hemos perdido por el camino todo aquello que realmente era especial y divertido. Observa y escucha a los niños, podemos aprender mucho de ellos, por ejemplo:

  •        El mundo está lleno de cosas asombrosas. La ilusión por descubrirlas es una de las mejores motivaciones que hay. No hay nada de malo en asombrarse y expresar genuina ilusión, sino más bien todo lo contrario. Es el principio de algo apasionante, así que no tengas miedo de explorar.
  •       Poner el corazón en cualquier actividad que realices. Da igual si estás en el parque, leyendo un libro, compartiendo tiempo con la familia o trabajando. En ese momento es lo único importante, así que disfrútalo con todo tu ser, energía y pasión.
  •        Si te caes, levántate. Aunque te hayas hecho daño y te duela, tras llorar un poco hay que levantarse, y volver a intentarlo. Estar lamentándose hace que te pierdas cosas divertidas. No tengas miedo a equivocarte, es solo un paso en el camino.
  •       Aprender cosas nuevas es genial. Todo conocimiento es una nueva pieza a utilizar al resolver problemas y divertirse, no importa sobre qué sea. Cuantas más cosas sabes, más posibilidades hay.
  •         Pregunta lo que no sabes, y si lo necesitas, pide ayuda. Es normal que no lo sepas todo, y la vergüenza a preguntar es una tontería que solo te hace permanecer ignorante. Si algo no te sale, levanta la mano y pide ayuda. ¿Qué es lo peor que te puede pasar? Que te quedes como estas.
  •        Tienes que divertirte. Divertirse es la clave para explorar tu imaginación, da igual en donde te encuentres, siempre descubre la manera de pasarlo bien. Aburrirse es aburrido.
  •       Mira las cosas como si fuera la primera vez que las vieras. Tu mente está llena de posibilidades, así que celebra lo extraordinario y elimina tus prejuicios, lo que te llevará a ser capaz de encontrar nuevas ideas y probabilidades.
  •      Tus límites están en tu mente. No dejes que nadie te diga qué puedes hacer y qué no puedes hacer, las primeras limitaciones están en tu cabeza. Si encuentras barreras, acabarás por encontrar una forma de superarlas, pero si no lo intentas, seguro que no lo conseguirás.
  •       Expresa tus emociones. Tanto si está absolutamente feliz como si estás triste, déjalo salir. Te sentirás genial, y aprenderás a reconocer y aceptar tus emociones. Si las dejas adentro, acabarás por no ser feliz.
  •      Descansa cuanto estés cansado. Si ya no te quedan energías, lo único que conseguirás será enfadarte. Busca un sofá cómodo o el regazo de la persona que tengas a lado y da una buena cabezadita. Los problemas se ven mucho más sencillos después.

Bencomo

Apasionado por la ProgramaciónWeb y el gusto del buen boxeo,

Qué te pareció el Artículo?

  • Increible 1
  • Interesante 4
  • Inspirador 7
  • Divertido 26
  • Útil 9
  • Emocionante 0

Déjanos tu Opinión

Comentarios